Divulgando ciencia por naturaleza


5 comentarios

Respuestas al estrés por salinidad en las plantas

Image_005La salinidad en el suelo o en el agua de riego es uno de los factores ambientales que más limita la producción vegetal. Es bien sabido que los suelos salinos son típicos de las regiones de clima seco y abundan en las regiones áridas de Egipto, Irán, India, Paquistán, China, Ecuador, Perú, Chile, México entre otros. En España se calcula que unas 800.000 hectáreas son improductivas debido a la alta concentración de sales que poseen.

Así que ya sabes, puedes comerte tus tomates con un poco de sal pero no intentes sazonarlos directamente al pie de tus tomateras porque los efectos del estrés por salinidad en las plantas pueden llegar a ser irreversibles. Uno de los síntomas característicos de la salinidad en las plantas es la aparición de zonas cloróticas y, a más largo plazo, la aparición de zonas necróticas en los márgenes de las hojas, síntomas que afectan directamente al crecimiento de las plantas y al peso del fruto, entre otros.

salinidada planta

Síntomas de Salinidad en Plantas de guisante. fuente CSIC

tiki-download_fileEstá claro que para obtener una buena producción vegetal, hay que procurar limitar el estrés abiótico por salinidad. Pero hay veces que las plantas no tienen otra opción que luchar por prosperar en el lugar que les han tocado vivir. Así es, para poder seguir viviendo en ambientes salinos, las plantas tendrán que iniciar una doble lucha: deberán enfrentarse contra el efecto osmótico, producido por la acumulación de sales en el suelo, con el fin de poder absorber agua, y también deberán intentar contrarrestar la toxicidad iónica producido por la acumulación de sales dentro de sus propias células (sobre todo Na2+ y Cl-). Las pobres, no lo tienen fácil… estas sales lo fastidian todo limitando la disponibilidad del agua en el suelo y dañando las células!

Ptrocasgasosas_02odríamos tener delante de nuestros ojos el escenario de una muerte segura, pero las plantas ya lo tienen todo pensado, o más bien “programado” en su material genético. Sigue leyendo


1 comentario

Extractos vegetales con actividad terapéutica

AntioxidantsEl pasado mes de marzo, mis compañeros del Instituto de Biología Molecular y Celular (IBMC) de Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche publicaron una nota de prensa para dar a conocer a la ciudadanía sus avances en la investigación de compuestos bioactivos extraídos de hojas de olivo en el retraso del crecimiento de células tumorales de cáncer de mama. En muchas ocasiones os he hablado en mi blog de la importancia de la divulgación científica para dejar de marginar a la ciencia. Y aquí tenéis uno de los mejores ejemplos! Cuando comenté a mis amigos y familia la nota de prensa, la mayoría de la gente desconocía los estudios científicos que se realizan en su Universidad. Y he de decir que hasta que me matriculé en el curso de especialización profesional en Alimentos Funcionales y Nutraceúticos coordinado por el CIDAF de la Universidad de Granada, tampoco tenía constancia de estos estudios tan importantes para nuestro conocimiento básico así como para las futuras aplicaciones industriales en el sector de la salud pública. Efectivamente, después de varios años de investigación sobre los efectos antioxidantes y anticancerígenos de diversos compuestos bioactivos contenidos en hojas de olivo, el equipo del IBMC se orgullece con total legitimidad de sus avances en la puesta a punto de un método de extracción que respeta los estrictos requisitos de la industria farmacéutica sin alterar las propiedades bioactivas de estos principios activos.

En los últimos años, la ciencia se ha interesado en el estudio del poder antioxidante de una amplia variedad de frutas y verduras, basándose sobre los conocimientos históricos de las plantas medicinales y sus usos en terapias medicinales orientales. Se ha investigado científicamente el papel que juegan diversos compuestos bioactivos naturales en diversas patologías cardiovasculares y cerebrovasculares, incluso en numerosos tipos de cáncer y otras enfermedades directamente asociadas con el proceso de envejecimiento (cataratas o alteraciones del sistema nervioso). Hoy en día, varios informes científicos muestran el potencial antioxidante de diversos compuestos bioactivos contenidos en las frutas rojas, los cítricos, las verduras de la familia de las solanáceas y brasicáceas, los tés verde y negro, así como compuestos procedentes de varios condimentos (jengibre o la canela) o de algunas plantas ornamentales (Aloe vera o Hibiscus).

Hoy en día las moléculas antioxidantes de origen vegetal están en pleno auge en la industria alimentaria y la nutricosmética. Pero, ¿sabemos cuales son sus funciones en el organismo?. ¿Necesitamos un aporte adicional de estos oxidantes o una dieta equilibrada es suficiente para mantenernos saludables?  Sigue leyendo