Divulgando ciencia por naturaleza

Convivir con el síndrome de Down

5 comentarios

iguales derechosA principio de este mes oímos una noticia que pasó desapercibida para muchos de nosotros pero que supone un gran avance por la ciencia y un pequeño soplo de aire con sabor a esperanza para las 5 millones de personas que sufren síndrome de Down en el mundo. Un grupo de científicos ha conseguido ‘silenciar’ el cromosoma 21 supernumerario, el causante del conocido ‘Síndrome de Down’. El estudio publicado el pasado miércoles 17 de julio en la revista Nature abre nuevas vías para de investigación para la enfermedad y, si otros equipos científicos confirman los resultados, probablemente nos recordaremos este artículo del 2013 como aquel que, después de la terapia genética, ha abierto el camino hacia la terapia cromosómica para corregir trastornos de la copia “extra” del cromosoma 21 responsable del síndrome de Down.

El origen del Síndrome de Down

Lo normal en la especie humana es tener 23 pares de cromosomas, incluyendo dos cromosomas sexuales, que hacen total de 46 en cada célula. Sin embargo, a nivel mundial 1 de cada 700 niños nace con una copia extra del cromosoma 21 (o una parte del mismo) en vez de los dos habituales. Esa trisomía del par 21 es el responsable de este trastorno genético caracterizado por la presencia de un grado variable de retraso mental y unos rasgos físicos peculiares que le dan un aspecto reconocible.

cariotipo trisomia 21El síndrome de Down (SD) es la causa más frecuente de discapacidad cognitiva (seguido por el Autismo, el  Síndrome de Asperger y el Retraso Mental) y se debe su nombre a John Langdon Haydon Down quien fue el primero en 1866 en describir los hijos “mongólicos”, por las similitudes faciales de estos individuos con los grupos nómadas del centro de Mongolia. Se le atribuye nombre horribles como la enfermedad del “cretinismo” o de la “idiocia calmuca” y fue tan solo a principio del siglo XX cuando se estableció por primera vez la edad materna avanzada como un factor de riesgo para la aparición del síndrome. Finalmente en 1958, casi 100 años después de los estudios de John L. H. Down, el investigador francés Jérôme Lejeune halló 47 cromosomas en el cariotipo de un enfermo de síndrome de Down, demostrando por primera vez el reparto anormal de material cromosómico como la posible causa de esta enfermedad.

Pasarán muchos años hasta descifrar las características completas de la enfermedad. Actualmente, se sabe que, además de sufrir esta enfermedad, las personas tienen también una probabilidad algo superior a la de la población general de padecer algunas enfermedades de corazón, inicio temprano del Alzheimer, un mayor riesgo de leucemia infantil, defectos cardíacos e inmunológicos, y disfunción del sistema endocrino, debido al exceso de proteínas sintetizadas por el cromosoma “extra”.

trisomia21 por edad

Métodos actuales de detección

Cualquier mujer, a cualquier edad, puede tener un hijo con Síndrome de Down pero sabemos que los embarazos con trisomía aumentan exponencialmente si la edad de la madre es superior a los 35 años.

A parte de los habituales análisis bioquímicos y físicos del feto a principio de gestación, y la peligrosa amniocentesis que consiste en la punción ecoguiada de la cavidad amniótica por vía abdominal, existen hoy en día otros tipos de análisis no invasivos e inofensivos para la madre y el hijo para detectar alteraciones cromosómicas. Se sabe que cuando una mujer está embarazada, su sangre lleva, además de su ADN, el ADN del feto. Los análisis de cribado prenatal no invasivos evalúan el riesgo de anomalías cromosómicas fetales midiendo la cantidad relativa de cromosomas en la sangre materna. Los avances actuales en el descifrado genético permiten asegurar un pronóstico seguro, reduciendo las tasas de falsos positivos y  los riesgos de aborto característicos de la biopsia corial y la amniocentesis.

Hacia la terapia cromosómica

El hallazgo del equipo científico de la Universidad de Massachusetts en Estados Unidos no podía ser publicado en otra revista que no fuese la prestigiosa “Nature”. La proeza del equipo de investigadores no fue quitar el cromosoma supernumerario, sino “inactivarlo”. Y para ello, simplemente han cogido como referencia un mecanismo natural que funciona en la mitad de los seres humanos que habitan esta tierra: las mujeres. El sexo de cada uno de nosotros está determinado por un par de cromosomas llamados sexuales, XY para los caballeros y XX para las damas, que contienen no solamente información genética que ” decide” el sexo de una persona, sino también muchos otros genes primordiales para el desarrollo.

Si miramos el ejemplo de los hombres, parece ser que un solo cromosoma Y es suficiente para transcribir la información genética de los varones. El “problema” de las mujeres es que tienen dos cromosomas X, lo que es en realidad demasiado para el correcto desarrollo del ser vivo. Para evitar que, como en el caso de la trisomía 21, el cromosoma “extra” no cause una sobredosis de información genética, uno de los dos miembros de la pareja X está “dejado de lado” o silenciado. En las primeras fases del desarrollo del embrión femenino, uno de los dos cromosomas X produce, vía un gen llamado Xist, una gran cantidad de ARN no codificante que, literalmente, van a cubrir el cromosoma y enrollarlo, como una araña enrolla a su presa con un capullo de seda. El gen Xist reprime la expresión de un cromosoma X que, después de haber sido inactivado, se queda pegado a la pared del núcleo de la célula en la forma que los biólogos llaman “Corpúsculo de Barr”.

En el estudio publicado en Nature, los investigadores hicieron una especie de “copiar y pegar”, insertando el gen Xist en uno de los tres cromosomas 21 de las células madre cultivadas en laboratorio de una persona con síndrome de Down. A los pocos días, este gen hizo su trabajo y “silencio” este cromosoma extra convirtiéndole en Corpúsculo de Barr genéticamente inactivo.

Los autores del estudio fueron aún más lejos en sus investigaciones para comprobar la eficacia del proceso. Se interesaron más concretamente en estudiar 2 genes llevado por el cromosomas 21: el gen que codifica la enzima DYRK1A, cuya sobreexpresión parece estar relacionada con la aparición del retraso mental de los pacientes con síndrome de Down, y el gen de la proteína APP que, producida en exceso, explica el aumento del riesgo de las personas con trisomía 21 en desarrollar la enfermedad de Alzheimer. En ambos casos, los genes fueron reprimidos en su totalidad o parcialmente.

Es evidente que este hallazgo puede ayudar a mejorar nuestra comprensión de la enfermedad y de todos los trastornos que decaen de este gen adicional. Las expectativas son grandes para los pacientes y sus familiares para tener algún día una terapia potencial. Hasta ahora los avances de la ciencia aún no han permitido mejorar las capacidades intelectuales de estas personas. Queda mucho por hacer, pero sin duda las terapias actuales más eficaces siguen siendo la estimulación precoz del enfermo y el cambio de mentalidad de la sociedad. Lejos de ser “tontos”, las personas con síndrome de Down son personas muy cariñosas, generosas y con un gran espíritu artístico. En muchas ocasiones mi tío Eric me ha demostrado ser bastante más cabal y tolerante que muchos de nosotros los “normales”.

IMG_0685

No podría terminar este post con otra nota de alegría. Os dejo la entrevista de Quim, el aprendiz periodista con síndrome de Down, al profesor Salvador Martínez Pérez anatomoneurólogo del Instituto de Neurociencias de Elche quien ha sido en muchas ocasiones reconocido por sus investigaciones sobre el síndrome de Down.

Elodie Brans.

Anuncios

Autor: Elodie Brans

...Biotechnologist of Scientific Conviction... Born French living in Spain and addicted to travel. Mixing Life Sciences 1.0 with the world 2.0

5 pensamientos en “Convivir con el síndrome de Down

  1. Que maravillo post, Elodie. Muy bien escrito y explicado.
    Antes de dedicarme a esto trabajaba con personas con discapacidad, en sus cuidados y en su día a día. Y te das cuenta de que la lucha, en realidad, está en quitar ese velo de invisibilidad con que se les ha cubierto siempre. Se les trata en general como a eternos niños, las sociedad se ocupa de ellos, pero haciéndolos invisibles para el resto.
    Ole por esos investigadores…

    Un abrazo.

    Patricia.

    • Muchas gracias Patricia! Es siempre un placer leer tus comentarios (… y va ser que tenemos más en común de lo que pensábamos en un principio XD …). El problema es que sigue habiendo mucho desconocimiento de la enfermedad por parte de la sociedad, y desgraciadamente preferimos aislarlos en centros especializados para no verlos y olvidarnos de este “problema”. Los países nórdicos son bastante más avanzados que nosotros (como siempre…) y incluyen a los niños con discapacidad en los colegios públicos ordinarios, acompañándolos en todo momento con un pedagogo o una profesora auxiliar. Porque sin duda, la estimulación de las capacidades motoras e intelectuales son primordiales para mejorar el día a día de estos enfermos. Y en esto la ciencia juega un papel importante también!

      Un abrazo,
      Elo.

  2. Me ha encantado leer tu post, Elodie!
    Se ha avanzado mucho en el tema, pero todavía queda mucho que progresar, y desgraciadamente no son los mejores tiempos para los investigadores…

    Un abrazo,

    Manuel

  3. Pingback: Un año de blog |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s