Divulgando ciencia por naturaleza

¿De qué hablan las plantas cuando no las escuchamos?

7 comentarios

plantasLo confieso, si, hablo con mis plantas. Si, lo sé, suena un poco raro… A ver, no mantenemos grandes debates lógicamente, pero me gusta decirles palabras bonitas mientras las cuido, me gusta “intercambiar” sensaciones con ellas. Creo que esto lo he heredado de mi abuela, que siempre susurraba a sus plantas “que guapas os veo hoy”. Un día, hasta la sorprendí poniéndoles un poco de música, “para que se pongan contentas” me dijo. A mi esto me asusto la verdad, ¿Cómo una planta puede percibir vibraciones sonoras? Acto seguido pensé “¡Mi abuela está loca!”.

O quizás no lo estaba tanto…

La noción de comunicación entre las plantas ha sido durante mucho tiempo marginada entre los estudios científicos. A finales de la segunda mitad del siglo XIX, la prestigiosa Escuela Alemana de Botánica publicó numerosos estudios de gran renombre, contando con la excelente aportación de Julius von Sachs quien dedico gran parte de su vida a estudiar la fisiología y la morfología de los procesos germinativos. Pero fue Charles Darwin quien revolucionó los conceptos básicos de la fisiología vegetal con la publicación, en noviembre de 1880, de su libro The Power of Movements in Plants. Darwin demostró en su obra que a pesar de la inmovilidad y la falta aparente de comunicación de las plantas, en ellas se “movían algunas sustancias químicas” involucradas en los mecanismos de comunicación internos y externos de las plantas, años después reconocidas por ser las sustancias reguladoras del crecimiento o fitohormonas.

auxilio plantasSin entrar en amplios detalles de fisiología vegetal, (en otro post aclararemos las interacciones entre las diferentes fitohormonas y el rol que ha supuesto los compuestos volátiles orgánicos [terpenos, derivados de ácidos grasos y compuestos aromáticos] en la adaptación de las plantas al medio ambiente), en las últimas décadas, esta noción evolucionó muy rápidamente ya que varios estudios demostraron que, además de las fitohormonas, numerosos compuestos volátiles orgánicos, el contacto o la luz permiten a las plantas comunicarse y adaptarse a su entorno. Mediante receptores específicos en las células vegetales, las plantas pueden percibir las señales emitidas por otras plantas, y de esta forma mantener unacomunicación estrecha con plantas de la misma familia quienes les pueden advertir del peligro de invasión de otra planta o de diversas plagas, y ayudar a desarrollar estrategias de defensas.

Pero parece ser que las plantas tienen aún más modos de comunicación que han permanecido durante mucho tiempo siendo hipotéticos hasta que un equipo italo-australiano publicó en 2012 una nueva teoría sobre la posible comunicación entre dos plantas, el pimiento y el hinojo. Se sabe que el hinojo tiene la propiedad de emitir señales químicas poderosas por sus raíces y por las partes aéreas que inhiben el crecimiento de algunos de sus vecinos (por ejemplo, los tomates y pimientos).

El estudio evaluó la capacidad de las plantas de pimiento para “sentir” a sus vecinos hinojos e identificar a sus familiares mediante mecanismos alternativos a las vías de comunicación reconocidas de las plantas. Para ello, los investigadores utilizaron un sistema simple pero ingenioso para poder experimentar sus hipótesis (véase el diagrama siguiente).

estudio.g001

En el centro, los investigadores depositaron un cilindro transparente que contiene una planta de hinojo. Alrededor de ella, pusieron o placas Petri que contenían las semillas de pimiento (para estudiar la velocidad de germinación), o plántulas de pimientos en macetas (para observar el crecimiento de las plantas). Todo ello estando encerrado herméticamente entre dos paredes entre las cuales se hizo un vacío de aire para que ninguna señal externa pudiese interferir con la experimentación. En ella, se estudiaron varias tesis:

  • o bien el cilindro que contiene hinojo está abierto, este permitiendo la libre circulación de sus compuestos orgánicos volátiles en todo el recinto;
  • o el cilindro está herméticamente cerrado, en este caso provocamos el bloqueo de la comunicación química pero no impedimos que el hinojo permanezca “visible ” por el pimiento, es decir, que aún tiene la capacidad de devolverle una parte específica de la luz incidente;
  • o la caja está vacía, siendo nuestro primer control;
  • o se oculta el cilindro por un revestimiento negro (para cortar la comunicación de luz) y se cierra con el hinojo en el interior;
  • o, por último, la caja está vacía y cubierta por el revestimiento negro, siendo nuestro segundo control permitiendo medir la influencia de la capa negra sola.

El resultado más sorprendente de este experimento (hecho en un total de 6000 semillas) apunta a las dos últimas condiciones. Tanto las semillas en placas Petri como las plántulas de pimiento en macetas reaccionaron de manera diferente frente al cilindro oculto donde se encontraba, o no, la planta de hinojo. Cuando el cilindro oculto contenía la planta de hinojo, las semillas germinaban con rapidez y los nuevos brotes de las plántulas eran más grandes, comportamiento característico de una planta cuando está en situación de competencia. Cuando la caja era oculta por el revestimiento negro y vacía, el comportamiento de las semillas y de las plantas era normal.

plant sound

Esto parece un remake botánico de la célebre novela de Gastón Leroux “El misterio del cuarto amarillo (Le Mystère de la Chambre Jaune, título original en francés) en la que el crimen tiene lugar en una habitación a la que es imposible entrar ni salir.

¿Cómo puede ser que, sin recibir ninguna señal química, ninguna indicación de luz, ni contacto físico, el pimiento supo cuando el cilindro estaba vacío y cuando contenía el hinojo? Una de dos, o bien hubo un error en la experimentación y algunas señales químicas han podido “escaparse” del cilindro, o un modo de comunicación desconocido hasta ahora fue el autor de los hechos.

En la conclusión de su estudio, los investigadores sugieren dos hipótesis para el segundo caso. Primera posibilidad, las plantas siendo sensibles al campo magnético terrestre, tal vez sean también capaces de percibir un campo magnético ultra-bajo procedente de la planta oculta. Segunda posibilidad, y los autores parecen inclinarse más sobre esta hipótesis: el sonido. Obviamente sabemos que las plantas producen sonidos, y que no solo son chisporroteos y crujidos. La pregunta es si estos sonidos son receptivos.

Esta experiencia podría añadir un nuevo elemento a la investigación, siempre y cuando considerando que el pimiento, en sus diversas formas, recibió las ondas sonoras emitidas por el hinojo y que, por este hecho, aceleró su crecimiento como fortaleciéndose frente a la competencia de esta planta e incluso anticipándose a la llegada de sus moléculas químicas nocivas.

flower musicLa sensibilidad de las plantas a los sonidos es un campo poco explorado, pero es probable que los avances científicos en este sentido sean muy prometedores los próximos años, sobre todo si consideramos otro experimento publicado también en 2012 por el mismo equipo donde  han demostrado que en presencia de un sonido continuo, emitido a unas frecuencias de entre 200 y 300 hercios, las raíces de las plantas jóvenes de maíz puestas en el agua tenían una fuerte tendencia a girar hacia la fuente de sonido.

Pensad lo que queráis, pero yo creo que mi abuela era una científica nata, y seguiré hablando a mis plantas, ¿y vosotros?

Elodie Brans.

Para más información, os recomiendo la conferencia TED con subtítulos en español del italiano Stefano Mancuso, co-autor de los estudios que hemos visto en este post. Let’s all be TED.

Anuncios

Autor: Elodie Brans

...Biotechnologist of Scientific Conviction... Born French living in Spain and addicted to travel. Mixing Life Sciences 1.0 with the world 2.0

7 pensamientos en “¿De qué hablan las plantas cuando no las escuchamos?

  1. Las mías creo que me están pidiendo agua a gritossss…;-))

  2. Jajaja pues ponles un poco de agua y música para este primer día de la primavera, se pondrán muy contentas 😉

  3. Excelente!
    Los sonidos en las plantas si es una novedad.

  4. No sabía lo de los sonidos que emiten las plantas, pero desde niño siempre me dijeron que no les arranque ni una hoja porque son seres vivos… en ese entonces era algo mágico para mí, pero la ciencia me ha enseñado que a pesar de parecer objetos “plantados”, se pueden comunicar entre ellos, y con otras especies como hongos, bacterias, insectos etc, incluso se trasladan buscando la luz para sintetizar sus compuestos (fototropismo). No me sorprendería que la música o el sonido humano sea un estímulo para ellas.

  5. Pingback: Respuestas al estrés por salinidad en las plantas |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s